Inicio

 

CAMPAÑA PRO-OBRAS DIOCESANAS ARQUIDIÓCESIS DE SAN SALVADOR

La Campaña Pro-Obras Arquidiocesanas o “Campaña de las Alcancías”, como se suele llamar, surgió bajo la animación y cuidado solícito de S.E.R. Mons. Arturo Rivera Damas (Q.D.D.G.), quien con el optimismo y esperanza que le caracterizaron e inspirado en la Campaña de Promoción Económica que S.E.R. Mons. Marcos Gregorio McGrath (Q.D.D.G.) año con año realizaba en Panamá;
A un año de haber sido nombrado IV Arzobispo de San Salvador, publicó el 10 de Abril de 1984 su Primera Exhortación Pastoral “CRISTIANO, LA IGLESIA ERES TU”, con la cual lanzó y proclamó la Misión Evangelizadora, con los objetivos:
  • Que todos los católicos se sientan Iglesia;
  • Que se conozca y forme la Iglesia a través de la Palabra, buscando la conversión y la reconciliación;
  • Conseguir más Agentes de pastoral;
  • Ayudar a las necesidades de la Iglesia
Para el logro del cuarto objetivo decretó la realización de una colecta general anual, con el convencimiento de que “hay una relación de causa a efecto entre evangelización y corresponsabilidad de los miembros de la comunidad, pues la conciencia de ser Iglesia lleva a poner el ser y el tener en función del crecimiento del Reino de Dios.” (“Cristiano, la Iglesia eres tu” , No. III, pág. 17).
Como motivación específica de dicha Colecta publicó el 19 de Septiembre del mismo año su Segunda Exhortación Pastoral “DAR DESDE NUESTRA POBREZA”, un proyecto en el marco de la Pastoral de Conjunto, “por lo que es preciso –al menos durante el tiempo de la campaña- superar nuestra visión corta, excesivamente localista, para pensar como Iglesia, con dimensión de Diócesis y afrontar en cuerpo las necesidades fundamentales. Estas son de tres órdenes: materiales, formativas y humanitarias.” (Dar desde nuestra pobreza, No. III, Pág. 7)
Esta segunda Exhortación desarrolla un amplio marco doctrinal de orden sociológico, bíblico, litúrgico, magisterial y canónico y concluye a partir de la parábola de los talentos (Mt 25.14-30) haciendo un llamado a ser “hombres de fe y esperanza en la difícil tarea de educar a nuestra gente a la colaboración y en función de un mañana mejor.” (“Dar desde nuestra pobreza”, No. VIII, pág 25)
Esta Colecta que año con año se realiza, es fruto de la capacidad de desprendimiento de los cristianos y las cristianas de la Arquidiócesis, quienes movidos por el Espíritu van haciendo vida el “Dar desde nuestra pobreza”.
Y así, desde hace 20 años en el espíritu de Adviento, durante seis semanas, cada familia tiene la oportunidad de dar desde su pobreza el fruto de su sacrificio y privación voluntarios para colaborar al sostenimiento de las obras pastorales de la Arquidiócesis, dándole sentido al lema de la Campaña: “Dando es como recibimos”.
En el año 1994, reunidos los que trabajamos en esta obra solidaria, nos comprometimos a dar un nuevo rostro a la Campaña, lo hicimos a partir de una evaluación de la rica experiencia lograda hasta ese momento, proyectando con renovado entusiasmo y espíritu evangelizador el trabajo a realizar.
Enriquecidos por las diferentes experiencias y formas de colectar en las Parroquias, en el año 1997 iniciamos un proyecto de promoción de esta obra arquidiocesana, y con una visión más evangelizadora se concluíamos, que la “Campaña de Ofrendas”, no se reduce a una instancia que pretende recoger más dinero cada año, sino, que se asume como una acción pastoral con la que se busca colaborar a la edificación de la Iglesia, creando conciencia y un espíritu solidario y, como fruto de ese crecimiento, colaborar al sostenimiento de las obras pastorales en la Arquidiócesis.

El compromiso adquirido en aquel momento tuvo dos fines:

  • Valorar la importancia de la campaña imprimiéndole un fuerte sentido evangelizar;
  • Colaborar a la organización de una mínima estructura en las Parroquias.
La puesta en practica de este compromiso ha provocado frutos abundantes, pues cada año aumenta el número de los bautizados que tienen la oportunidad de colaborar en las obras de la Iglesia y con su ayuda son muchas las obras que pueden realizarse.
Así con renovado entusiasmo y animados por el espíritu jubilar, ante la llamada a la solidaridad de S.S. Juan Pablo II en el documento “Iglesia en América”, la Arquidiócesis de San Salvador va respondiendo con agradecimiento a su Señor, consciente que el encuentro con Jesucristo es también camino de conversión, de comunión y de solidaridad. Razón de ser de la Campaña.
Por el anuncio de la Palabra, el bautizad@ va descubriendo el sentido de comunión, que se manifiesta progresivamente en tres formas: a) la comunión de vida, que le lleva a compartir su vida con los demás; b) la comunión de dones, al compartir su crecimiento en la fe, sus aptitudes y habilidades con los demás; y, c) la comunión de bienes, que le lleva a compartir también los bienes materiales y la capacidad de dar económicamente. (He 2,14-47)
La Campaña tiene su razón de ser también en la Liturgia, ya que el signo concreto de quien participa de la Eucaristía, es el ofrecimiento de sí mism@ a Dios y a la comunidad de hermanos; lo cual; como parte del proceso de maduración en la fe, lleva al servicio y la solidaridad a nivel no solamente de asistencia, sino también de promoción, ya que la fe en Jesucristo y el amor a los hermanos debe traducirse en obras concretas. (Cfr. S.D. 160)
La Campaña, como la segunda etapa de la Misión Evangelizadora, es cauce para canalizar el fruto de la corresponsabilidad de los miembros de la comunidad eclesial, que, una vez evangelizados y conscientes de ser Iglesia, ponen el ser y el tener en función del crecimiento del Reino de Dios.

Finalidad de la Campaña

Debido al crecimiento demográfico y urbanístico de nuestras ciudades y por los daños ocasionados por fenómenos naturales, casi no hay parroquia, colonia o cantón que no tenga entre manos alguna obra de construcción, es por ello que la finalidad de la Campaña es ayudar a las necesidades más urgentes en aquellas parroquias con menos recursos, para construcción o reconstrucción de templos y ermitas; para compra de terrenos para construcción de templos y locales para formación de la comunidad parroquial.
Así mismo por el acelerado crecimiento poblacional es también urgente la formación de personal eclesiástico, especialmente la formación de los Seminaristas y por supuesto, en la medida que crezcamos en generosidad también será posible la ayuda humanitaria.

Objetivo General:

Promover entre los (las) miembros del Pueblo de Dios, una participación consciente y organizada en la recolección de fondos en la Arquidiócesis, para proveer los medios económicos necesarios y dar respuesta a obras materiales, de formación y ayuda humanitaria de mayor urgencia en las parroquias.

Objetivo Específicos:

  • Organizar y realizar una colecta anual en las Parroquias de la Arquidiócesis para afrontar como cuerpo eclesial algunas de las necesidades fundamentales en lo material, formativo y humanitario.
  • Incrementar cada año el número de los bautizados que asumen su corresponsabilidad en el sostenimiento de la Iglesia.
  • Motivar y capacitar a los Equipos Parroquiales para un servicio más eficiente.

Organización y Funcionamiento

La organización sigue la línea de la estructura diocesana: Arzobispado, Vicarías Foráneas y Parroquias, todo coordinado desde una Oficina en el Arzobispado.
Un Director Laico por Vicaría con la colaboración de los (las) Directores (as) Parroquiales. Un Coordinador por sector o zona pastoral de la Parroquia con los Voluntarios necesarios para cubrir todo el sector; y cada Voluntario tiene un número determinado de familias a las cuales lleva la alcancía numerada y un folleto de información general.
En la práctica, aún no se cuenta con Directores Vicariales, pero se ha constituido en la gran mayoría de parroquias un Equipo Responsable de la Colecta, con quienes se tienen dos reuniones al año, una en el mes de Julio, para entregarles el resultado de la Colecta realizada y agradecer su trabajo; la otra en el mes de Septiembre, para poner las bases y entregar el material de la Colecta del año.

Misión

La misión de la Campaña Pro-Obras Arquidiocesanas es a través de la Evangelización, motivar a los bautizados (as) a un seguimiento radical de Cristo, potenciando el crecimiento de los valores de la fraternidad y la solidaridad a nivel personal, familiar y comunitario; canalizando el fruto de la corresponsabilidad alcanzada a través de la Colecta Arquidiocesana.

Visión

Anhelamos ser un medio que permita a la comunidad católica vivir una espiritualidad de corresponsabilidad; que poniendo en práctica la comunión de vida, la comunión de dones y la comunión de bienes; cada año ofrezca a más bautizados (as) en la Arquidiócesis de San Salvador, la oportunidad de colaborar al sostenimiento de las obras pastorales, como una respuesta de agradecimiento a Dios por los bienes de El recibidos.

Objetivo

Organizar, motivar y realizar una colecta anual bajo el lema: “Cristiano, la Iglesia eres tu”, en todas las Parroquias de la Arquidiócesis, para afrontar como comunidad eclesial algunas de las necesidades más urgentes en lo material, formativo y humanitario en las Parroquias que más lo necesiten.

CICLO ANUAL DE ACTIVIDADES:

Septiembre:

  • Preparación y realización de Asamblea General
  • Inicio entrega de materiales a las parroquias
  • Edición de spot televisivo y cuña radial
  • Gestión de espacios publicitarios

Octubre:

  • Entrega de materiales
  • Preparación y motivación a Coordinadores y Voluntarios Parroquiales
  • Motivación y preparación espiritual a los fieles en las parroquias

Oct/Nov/Dic

  • Entrega de materiales
  • Visitas de motivación a las parroquias que lo solicitan, previa calendarización (Sábado y Domingo)

I Domingo de Noviembre:

  • Inicio Colecta

III Domingo de Diciembre:

  • Cierre Colecta

Enero/Marzo:

  • Recibo de remesas y/o efectivo, entrega de informes
  • Verificación de ingresos
  • Actualización de datos parroquiales

Abril:

  • Revisión de resultados
  • Petición de remesas e ingresos pendientes
  • Revisión de solicitudes de ayuda
  • Distribución de fondos

Mayo/Junio:

  • Visita a parroquias beneficiadas
  • Búsqueda de material para spot
  • Diseño de materiales
  • Preparación de Jornada de Clausura

30 de Junio:

  • Cierre contable de la colecta

Julio:

  • Jornada de Clausura colecta realizada

Julio/Agosto:

  • Impresión de materiales
  • Revisión de inventarios parroquiales
  • Preparación Asamblea General de Inicio próxima Colecta
Vilma de Sánchez 
Directora Campaña Pro-Obras Arquidiocesanas
Tel.: 2234-5300 ext. 106